Los cambios en tu cuerpo y cerebro son normales a medida que envejecemos. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a retrasar cualquier deterioro de la memoria y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cognitivas. Aquí hay cinco cosas que recomiendo en orden de importancia:

  1. Haga ejercicio con regularidad.

Lo primero que les digo a todos mis clientes es que sigan haciendo ejercicio. El ejercicio tiene muchos beneficios y a al mismo tiempo la actividad física regular beneficia al cerebro. Múltiples estudios de investigación muestran que las personas que son físicamente activas tienen menos probabilidades de experimentar una disminución en su función mental y tienen un menor riesgo de desarrollar demencias.

Se entiende que estos beneficios son el resultado del aumento del flujo sanguíneo al cerebro durante el ejercicio. También tiende a contrarrestar parte de la reducción natural de las conexiones cerebrales que se producen durante el envejecimiento, revirtiendo de hecho algunos de los problemas.

Trate de hacer ejercicio varias veces por semana durante 30 a 60 minutos. Puedes caminar, nadar, jugar al tenis o cualquier otra actividad aeróbica moderada que aumente tu frecuencia cardíaca. Ahora, sino estas acostumbrado al ejercicio comienza por hacer solo 10 minutos intensos diarios por 21 dias.  Esto te hará crear el hábito y tu cerebro lo aceptará mejor y lo harás parte de tu rutina diaria.  Luego poco a poco aumentas el tiempo de duración.

  1. Duerme lo suficiente.

El sueño juega un papel importante en la salud de su cerebro. Existen algunas teorías de que el sueño ayuda a eliminar las proteínas anormales del cerebro y consolida los recuerdos, lo que mejora la memoria y la salud del cerebro en general.

Es importante que intentes dormir entre siete y ocho horas consecutivas por la noche, no un sueño fragmentado en incrementos de dos o tres horas. El sueño consecutivo le da a su cerebro el tiempo para consolidar y almacenar sus recuerdos de manera efectiva. La apnea del sueño es perjudicial para la salud de tu cerebro y puede ser la razón por la que puedes tener dificultades para dormir horas consecutivas. Habla con tu médico si tu o un miembro de tu familia sospecha que tienes apnea del sueño.

  1. Sigue una dieta mediterránea.

Tu dieta juega un papel importante en la salud de su cerebro. Recomiendo que consideres seguir una dieta mediterránea, que enfatice los alimentos de origen vegetal, los cereales integrales, el pescado y las grasas saludables, como el aceite de oliva. Incorpora mucha menos carne roja y sal que una dieta  americana o latina típica.

Los estudios muestran que las personas que siguen de cerca una dieta mediterránea tienen menos probabilidades de tener demencia que las personas que no siguen la dieta. Se necesita más investigación para determinar qué partes de la dieta tienen el mayor impacto en la función cerebral. Sin embargo, sabemos que los ácidos grasos omega que se encuentran en el aceite de oliva virgen extra y otras grasas saludables son vitales para que sus células funcionen correctamente, parecen disminuir el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias y aumenta la concentración mental y el deterioro cognitivo lento.

  1. Mantente mentalmente activo.

Tu cerebro es similar a un músculo: necesitas usarlo o lo perderás. Hay muchas cosas que puedes hacer para mantener tu cerebro en forma, como hacer crucigramas o sudoku, leer, jugar a las cartas o armar un rompecabezas. Considéralo un entrenamiento de tu cerebro. Así que incorpora diferentes actividades para aumentar la efectividad.

Tu cerebro puede hacer un ejercicio igual leyendo o desafiándote a ti mismo con acertijos. Por último, no mires demasiada televisión, ya que es una actividad pasiva y estimula poco tu cerebro.

  1. Mantente involucrado socialmente.

La interacción social ayuda a prevenir la depresión y el estrés, los cuales pueden contribuir a la pérdida de memoria. Busca oportunidades para conectarte con tus seres queridos, amigos y otras personas, especialmente si vives solo. Hay investigaciones que vinculan el confinamiento solitario con la atrofia cerebral, por lo que permanecer socialmente activo puede tener el efecto contrario y fortalecer la salud de su cerebro.

Dra Myrelis
Author: Dra Myrelis